sábado, 30 de julio de 2016

Dos cuentos inspirados en mi añoranza de mi amada

1.

     Ramsés III era tratado como un dios y él había de responder a ese trato con el mismo formulismo ritual, todo el que se acercaba a él, le ignoraba porque a quien en realidad se dirigían era a una deidad sin corazón, dedicó su vida a la conquista de tierras, cuando hollaba un nuevo país anexionado, sentía que había crecido como dios pero que su humanidad, por contra, se había encogido un poco más, un día, deambulando por el palacio, lleno de tedio, se tropezó con una humilde lavandera y tuvo el impulso de hablarle con absoluta llaneza e ingenuidad pero ella, asustada, se humilló postrándose a sus pies y besándolos y tal frustración sintió el rey que aunque el mundo es grande, en su entera totalidad, le pareció una sórdida mazmorra.

     Ramses III was treated like a god and he had to respond to that treatment with the same ritual formality, everyone who approached him, ignored him because with whom really they met was a deity heartless, he devoted his life to the conquest of land, when he trod a new annexed country, he felt that he had grown as a god but his humanity, by contrast, had shrunk a little more, one day, wandering around the palace, full of tedium, he stumbled upon a humble washerwoman and he had the urge of to speak with absolute simplicity and naivete but she, frightened, humbled felling at his feet and kissing them and such frustration felt the king that although the world is large, in their full amount, it seemed to him a squalid dungeon.

2.

     Le humillaba que no le concedieran dignidad alguna por ser niño y añoraba convertirse en persona mayor pero faltaban tantos años para eso y encontraba tan complicado el mundo de los adultos que cuando necesitaba ponerse triste, pensaba en eso.

     It humiliated him that nobody granted him any dignity by being a child and longed to become older person but so many years was missing for that and so complicated was the adult world that when he needed be sad, he thought about it.

miércoles, 13 de julio de 2016

Cuento inspirado en la entraña misma de la vulnerabilidad de mi amada

     El día había sido físicamente agotador, el trabajo requería un esfuerzo más intenso de lo normal porque había sido el momento de la recolección, sin casi descanso en toda la larga jornada, había acarreado infinidad de cajas atravesando la parcela decenas de veces, había recorrido las largas hileras de la plantación recogiendo el producto con la espalda inclinada llegando a sentir tanto dolor y cansancio que parecía una tortura pero lo peor de todo había sido el vacío, el horrible tedio que aquella tarea le producía, el dolor de ver pasar el valioso tiempo de su existencia atado a aquel sinsentido al que llamaban ganarse la vida, las horas pasaban lejos de todo aquello por lo que merecía la pena estar vivo. Pero al acabar al fin la actividad, cuando se habían marchado ya todos los demás, contemplando sentado la parcela completamente despojada mientras se secaba el sudor de su frente, el mismo vacío frustrante que había notado le pareció que se transformaba en algo benévolo a medida que pasaban los segundos. De pronto, una brisa, tan ligera y transparente que casi no movía la hierba, comenzó a rozar su cuerpo, no era nada, tan solo viento que se escurría hacia el horizonte pero su corazón angustiado sintió una repentina paz y una íntima alegría pobló toda su alma.

viernes, 8 de julio de 2016

Fantasía sobre la vida de Franco en su más gris ancianidad

     La oscuridad era total en la alcoba del Caudillo, de pronto sonó su voz desmayada en los oídos de Carmen Polo:
     -Carmen...
     -¿Qué, general? -dijo ella.
     -¿Me estoy muriendo ya?
     -¿El salvador de España? Jamás... Perdurará eternamente...
     -Me refiero a en carne mortal.
     -¡No seas blando! ¡Contente! Un soldado no teme a la muerte nunca, recuérdalo, no avergüences al mundo, estoy harta de tu cobardía, si España supiera estas cosas...
     -La cosita ya no se me levanta -dijo Franco con tono lastimero.
     -¡Pero si siempre ha estado así, pelanas!
     -Está como muerta, me debe quedar muy poco ya.
     -No te preocupes, se te hará un buen monumento.
     -No me quieres, Carmen...
     -¡No digas cosas de afeminados! ¿A quién tendría yo que querer si soy una mujer decente?
     Franco calló lleno de despecho, a él, al Generalísimo, al Caudillo de España, al hijo de su madre nadie lo quería, todos eran iguales, pensaba, comunistas, maricones y putas.

lunes, 4 de julio de 2016

Tres cuentos de diez palabras sobre extrañas lealtades

1.

     Era tan fascista que abogaba por el retorno al Paleolítico.

2.

     -¿Qué mejoró por ganar Franco la guerra?
     -Las semanas santas.

3.

     Estaba casado con la patria porque era lo suficientemente rico.

4.

     La misma cosa la apreciaba más siendo suya que nuestra.

5.

     Consideraba el mayor de sus honores no ser él mismo.

domingo, 3 de julio de 2016

Tres cuentos sobre lo que pienso acerca de la actual era de la imagen

1.

     El día que sorprendió a dos niños pequeños criticando en el recreo  la manipulación televisiva y su influencia en los comportamientos sociales, se preguntó quiénes eran la masa.

2.

     El mundo agradecía y alababa la corrección política con que se expresaba  y el trato considerado y respetuoso que mostraba hacia todos los sectores aunque era un fascista convencido y quería la supremacía de la raza aria, el retorno de la nobleza y el estado teocrático.

3.

     Era un hombre muy formal y educado pero estaba tan loco que se bebía el aguarrás.