miércoles, 18 de mayo de 2016

Siete cuentos breves sobre el disimulo de la prepotencia

1.

     Cuanto hacía eran obras provechosas para todos y con todo, su aparición siempre provocaba en sus beneficiarios un estremecimiento de horror y la punzada angustiosa de la insatisfacción.

2.

     Nadie se desvelaba tanto por la salud de otro ser humano como ella de la de él y sin embargo, lo dejó hecho una ruina pese a que estaba sano al principio.

3.

     Criticaba insidiosa y violentamente a quienes no aparentaban suficiente bondad.

4.

     Lo dejó pálido de una reprimenda porque no se dejaba cuidar.

5.

     Para mostrarle la simpatía que sentía por él, lo ridiculizaba y empequeñecía y volvía triviales todas sus cualidades.

6.

     Le mostró la foto de Emma Watson, ella la miró y dijo:
     -¿No hay otra un poco más guapa?

7.

     -¿Qué haces?
     -Estaba escuchando música.
     -Qué tontería, ¿no tienes nada más importante que hacer?

domingo, 15 de mayo de 2016

Dos cuentos parecidos a mi tristeza de este momento

1.

     Un grupo numeroso de personas tomó la determinación de unificar sus fuerzas para ser más eficaces en sus propósitos, de esta forma, lograron éxito en todo lo que emprendieron pero ninguno de los intereses que las mantenía unidas le importaba gran cosa a ninguna de ellas.

2.

     Abrumado por la soledad, tuvo noticia de que en su ciudad, había un club para hombres solitarios e ingresó en él pero para su decepción, descubrió que quien buscaba en él el alivio de la compañía y la amistad, era expulsado por no comportarse de acuerdo con las condiciones requeridas.

viernes, 13 de mayo de 2016

Tres cuentos sobre lo que merecen los sionistas

1.

     Era un patán redomado, tan ignorante, zafio y ordinario que se tiraba los pedos sin pudor hasta en público por no saber que no estaba bien hacer eso pero su codicia pueril era tal que en pocos años, se volvió uno de los hombres más ricos de la región y quiso que se le levantara una estatua en la plaza de su pueblo porque poseer una fortuna creía que era suficiente mérito para recibir un trato especial de la sociedad, expuso ante el alcalde su deseo mientras este le escuchaba en silencio y cuando acabó, el alcalde le preguntó:
     -¿Y cómo propone usted que le representemos, comiendo en el pesebre, rebuznando o dando coces?

2.

     Era tan envidioso, pobre de inteligencia y violento que la más mínima perturbación que le causaran le impulsaba a atacar directa y rápidamente al responsable vertiendo en él lo más agrio de su rencor, por eso, cuando un día se dio en los dedos con el martillo mientras clavaba un clavo, sintió tal cólera que volvió a golpearse intencionadamente y con más fuerza todavía.

3.

     Entró en la política y se enriqueció entregándose sin escrúpulo alguno a prácticas de corrupción porque veía tanto dinero y tan cerca y a él desde niño le había gustado tanto que no se podía resistir a arramblar para sí todo el que podía pero sus hurtos fueron descubiertos, enfermó del corazón y solo salió de la cárcel para morir, todo porque en la infancia aprendió a sentir ilusión por el dinero regalado.

lunes, 9 de mayo de 2016

Cuento para que mi corazón encuentre la paz

     Se había sentado en la barra al lado de una mujer guapa, soñaba con conquistar para su corazón un alma tierna y bella pero en cuanto le habló las primeras palabras, la mujer mostró una profunda irritación, lo acusó de acosador machista e indeseable, de persona carente de pudor y vergüenza, de crápula sucio y sin comedimiento, de fascista sin escrúpulos y sapo repugnante; él empalideció y turbado por la culpa y la vergüenza, salió cabizbajo del bar y hasta le pareció que la mujer volvía a gritarle un improperio en el momento de cerrar la puerta, se sentía tan mal consigo mismo que creía que jamás se perdonaría lo que le había hecho a aquella mujer y aunque no acababa de comprender qué había hecho de malo, coincidió con ella en que no debía de ser el buen tipo que él se había imaginado hasta entonces, decidió que no volvería a dirigirse a una mujer con intenciones amorosas a menos que ella mostrara señales evidentes de desearlo y se imaginó que pasarían muchos años hasta que eso sucediera, décadas quizá, quizá sería ya anciano cuando esa oportunidad se le presentara; para aliviar la desolación y la alarma que el suceso había dejado en su conciencia, se sentó en un banco de la calle, bajo el cielo de la noche, a la luz débil de las farolas, con la intención de hallar en sus pensamientos una forma de volver al orden interior que había destrozado tan radicalmente el cataclismo que acababa de vivir y no habían pasado cinco minutos cuando una chica se sentó a su lado pidiéndole permiso con amabilidad para hacer cómodamente una llamada con el móvil, él, temeroso de volver a levantar susceptibilidades, se levantó del banco y esperó en pie a que ella terminara, ella se extrañó de esa actitud y le advirtió que no era preciso que se levantara por ella, él le dijo que no le gustaría que pensara que era un individuo libertino de los que solo van buscando sexo, a ella, le hizo gracia tan injustificada precaución y entabló con él una amistosa charla que los convirtió en almas gemelas, inseparables y enamoradas.

sábado, 7 de mayo de 2016

Cuatro cuentos breves acerca de quienes disfrutan del fracaso ajeno

1.

     El National Geographic explicó racionalmente las diez plagas de Egipto tomándolas por consecuencias de una erupción del volcán de la isla de Santorini, un cardenal vio el documental y al acabar, juntó las manos y las agitó elevando los ojos al cielo y diciendo con gran emoción:
     -Menos mal, menos mal, menos mal...

2.

     Un preso le dijo al compañero de celda:
     -Oye, ¿por qué no limpiamos y ordenamos la celda para que haya más espacio?
     Y el compañero respondió seca y malhumoradamente:
     -Porque no.

3.

     Junto a una charca, a la luz de la Luna, pasó la noche un elefante refrescándose en el agua y alimentándose del árbol de la orilla y un sapo lo estuvo observando todo el tiempo convencido de que tarde o temprano, acabaría por deshincharse.

4.

     Cuando ya estaba muy avanzada la sordera de Beethoven, lo visitó un mesmerista que mediante pases terapéuticos había conseguido de un sonámbulo que le desvelara pasajes del futuro y le dijo que le había preguntado acerca de él y que había obtenido cierta información aunque un poco brumosa, según él, el sonámbulo le había revelado que en el siguiente siglo, sería un gran mito de la humanidad y gozaría de un prestigio universal; Beethoven lo oyó y se alegró mucho pero a continuación el mesmerista dijo que su música encontraría seria competencia en figuras tan universales y míticas como él que harían todo lo posible porque su legado se olvidara y fuera considerado inferior; Beethoven dijo que le parecía lógico que ocurriera así; el mesmerista, como exhibición del poder mental que su ciencia lograba dijo que había desvelado incluso los nombres de esas figuras; Beethoven, algo aburrido ya pero sin renunciar a la urbanidad, preguntó cuáles eran esos nombres y el mesmerista respondió que Manolo Escobar, Georgie Dann y Rodolfo Chiquilicuatre.

viernes, 6 de mayo de 2016

Cuatro cuentos breves inspirados en lo que siente una mujer cuando la toca un machista

1.

     En el bolso llevaba el primer sueldo de su vida pero un ladrón le dio un violento tirón y desapareció con él corriendo a toda velocidad; notó un gran dolor en el brazo y uniendo su pensamiento la causa de ese dolor a la molestia en sí, la agravó tanto que creyó que le habían roto el hombro y cuando era muy anciana, hasta se resentía de esa parte cuando el tiempo estaba para llover.

2.

     -Este santo tribunal te condena en el nombre de Dios misericordioso a sufrir el tormento de la hoguera por practicar la brujería, antes del suplicio, un hombre de la iglesia te leerá versículos de las Sagradas Escrituras para que tu alma pueda encontrar el camino de la salvación y de la luz si estuviera en tu oculta voluntad hacerlo en tanto que las llamas consumen tu cuerpo de pecadora.

3.

     Cuando llegaba una señorita al taller, Tim se limpiaba la grasa de la mano con un trapo para darle la mano pero Roger se manchaba aún más la suya.

4.

     Era gay pero como no lo asumía, le gustaba manosear a las mujeres para sentirse más viril y aparentarlo ante los que estuvieran mirando, ellas, viéndole tan tierno y no viendo nada esencialmente sucio en el contacto humano, se dejaban hacer pero cuando imaginaban que encontrarían un afecto espiritual equivalente al físico que les mostraba, las abandonaba con palabras y gestos de desprecio y escarnio y se marchaba con su novio.

jueves, 5 de mayo de 2016

Tres cuentos sobre cómo fue el amor de cuatro grandes amigas mías que dejaron de hablarme sin mucho motivo

1.

     Su madre la enseñó a avergonzarse de mostrar su aspereza natural, que no era propia de señoritas, y a compadecerse del pobre y el tonto porque eso sería un signo de grandeza en ella.

2.

     Solo lo besaba una vez cada cuatro años, el día de su cumpleaños.

3.

     -Qué alegría de encontrarte. Me hace feliz que seas mi amiga.
     -Eso está muy bien... Perdona, tengo prisa, quiero llegar al kiosco antes de que se agoten los periódicos.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Cuatro cuentos breves sobre cómo se compensa en el fatuo la futilidad de su dignidad

1.

     Un grupo de amigos ladrones añoraba el honor que tenían los hombres honrados y bondadosos pero al carecer de decencia y calidad humana, su deseo seguía sin cumplirse para frustración de todos ellos pero como eran hábiles en el engaño y los ardides, no tardaron en encontrar un modo de que por sus solas capacidades para el latrocinio y la mentira, se les concediera la gloria independientemente de la probidad de sus vidas, la constancia de sus hechos y la autenticidad de sus intenciones y tan ingeniosos fueron que gracias a ese ardid, en poco más de una hora y sin salir de un pequeño recinto, podían tener suficiente para que su comunidad reconociera que eran dueños de la dignidad más plena y alta: habían inventado el fútbol.

2.

     Un anciano tenía una casa con tres ventanas pero los niños le rompían los cristales con las piedras, las reparaba pero los gamberros las volvían a apedrear y siempre estaban rotas, de manera que acabó pareciendo que las reparaba solo para que los niños se divirtieran rompiéndolas, el anciano, que notaba un frío horrible en la casa, no tuvo más remedio al final que reparar una vez más las ventanas pero se pasaba en adelante los días enteros fuera pese al helor que hacía vigilando para que no se las volvieran a romper.

3.

     Era un hombre muy gordo pero para que no hablaran más contra su gordura, se hizo carnicero y haciendo trozos la carne o triturándola, se sentía a gusto porque todos miraban fijamente el trozo sanguinolento del animal y no, a su enorme barriga o a su brazo gigantesco.

4.

     Empezó de peón de albañil pero tanto progresó en el negocio de la construcción que acabó siendo acogido dentro de la alta sociedad, él creyó que entrar en ese círculo le haría más poderoso pero se encontró con tantas normas extrañas, tantas reglas de protocolo y tanto desprecio hacia los rasgos de su persona por parte de todos sus componentes, que necesitaban de su protección tanto como él de la suya y extremaban su exigencia que para poder estar un poco tranquilo, aprendió a no decir nunca la verdad y a fingir en lugar de ser y a presumir de que era lo que se le exigía ser y a acusar a otros de sus propios defectos y se debilitó tanto como ser humano que nada había más parecido que él a un parásito.

lunes, 2 de mayo de 2016

Breve biografía del Diablo

     Cuando Dios acabó de crearlo todo al sexto día, vio que todo era bueno y se quedó satisfecho y se puso a descansar pero en su día de descanso, se preguntó si de verdad lo había hecho todo bien o estaba todo mal, no tenía un criterio de verdad riguroso que le permitiera sentirse el creador óptimo, se miró sus ropas talares, su barba bonachona, su cayado de abuelito bondadoso, su resplandor de candidez, sus manos de diez dedos y ni uno solo más y se dijo que a lo mejor, no era el mejor de los dioses para el mundo, que quizá tendría que ser más fuerte, más listo, más guapo, más avieso, más indolente, más competente, más persuasivo, más carismático, de pronto, se sintió muy triste, deprimido, inquieto, confuso, temió que hubiera alguien más aparte de Él en el cosmos, alguien que amenazaba su vida con un poder muy superior al suyo, el miedo brotó en su sangre y afectó a su mente, el presentimiento de la guerra, de los tormentos vengativos, de la esclavitud y las prisiones pasó como una nube negra a través de su espíritu, temía merecer el odio, el desprecio, el castigo porque todo lo que había hecho era un error, no era bueno, Él mismo, tampoco y quien sí lo era lo iba a humillar y destruir solo por el placer que el bueno tiene de reparar los males, sumergido en tan sombrías emociones, alrededor de su mente oscilaba una bruma que sin que Él pudiera evitar, se acabó solidificando y conformó la serpiente del Paraíso, que irguió su cabeza del suelo con tanta vanagloria como si fuera el más bello de los ángeles y a Dios le pareció en aquel momento que aquello era el ser superior a Él que había temido que existiera y sintió tan extraño a Él la naturaleza auténtica del bien y tan ajena a su corazón la auténtica bondad que cargado de mala conciencia, para corregirse y reparar todo lo que había hecho mal, comenzó a especular fríamente y sin amor acerca de la ciencia del bien y del mal y se alejó tanto de su instinto que el sufrimiento entró en el universo y solo al final de la Historia, cuando Dios dejó de retocar a los hombres y estos, a sus niños y a cuantos estuvieran bajo su dominio férreo llenándolos de horror a los errores y todos se convencieron de que no era preciso pensar tanto y darles tantas vueltas a la vida sino permitirse la satisfacción y el placer y de que lo que estaba más arriba de ellos era tan frágil y falible como lo que estaba debajo, el mundo se sosegó, la serpiente del Paraíso agachó modesta su cabeza y Dios se entregó al descanso definitivo.

domingo, 1 de mayo de 2016

Tres cuentos breves sobre la diferencia entre la verdad y lo obvio y uno más sobre la verdad de Israel

1.

     -Por favor, déjame, me estás agobiando...
     -Es verdad, hace demasiado calor, llevo los calzoncillos calados de sudor.

2.

     -No lo molestes ahora por ese detalle tan banal, es un buen hombre.
     -Pero está en su obligación de atenderme que para eso cobra su buen sueldo.

3.

     -Amo a esa persona.
     -Si aceptas un consejo, te convendría más alguien que tuviera mayor conocimiento del negocio.

4.

     -Israel ha robado el territorio que tiene, no tiene derecho a esas tierras.
     -Sí lo tenemos porque ese territorio era nuestro hace dos mil años.
     -Hace dos mil años era de Roma.
     -Bueno pues antes de los romanos.
     -Era de los helenos.
     -Antes de los helenos.
     -Era de los persas.
     -Antes de los persas y de todos los invasores.
     -Era de los palestinos.
     -Pero Dios quiso que fuera nuestro.
     -Pero lo que quiere ahora nadie lo sabe, ¿como estáis tan seguros de que sigue queriendo que sea vuestro?
     -Porque ama a nuestro pueblo por encima de todos los demás.
     -¿Y lo único que puede hacer por vosotros un dios todopoderoso y misericordioso que os ama es daros un trozo de tierra donde cultivar melones? ¿Por qué no os ha llevado a todos con Él al Paraíso Celestial a vivir entre festines y placeres eternos en lugar de mancharos las manos con los crímenes más repugnantes?
     -Eso no se puede hacer, iría contra las leyes naturales.
     -También va contra las leyes naturales que un hombre mate a otro y vosotros lo hacéis, no tenéis verdadera fe, no creéis de verdad en el poder de Dios, Él ya no os podría amar porque habéis dejado de confiar en su fuerza y de vivir con esperanza en Él.
     -Nosotros no queremos ir al Paraíso sino Palestina y es por eso que Dios nos la está dando.
     -¿Y por qué os la quitó? No se le quita a quien se ama lo que más desea para dárselo a otro al que no se ama tanto.
     -No nos la quitó él, nos la robaron.
     -¿Y quién os la robó?
     -Los romanos.
     -¿Los romanos pudieron actuar contra la voluntad de Dios?
     -Estoy harto de esta discusión, solo dices tonterías, Palestina es de Israel pero tú eres un antisemita y estás cargado de odio.